Sí, claro que sí. Muchos agentes literarios “rastrean” posibles títulos para sus catálogos, en las plataformas de autopublicación.